domingo, 12 de julio de 2015

#UnaImagenMilPalabras: El camino.





Arrastro mi vestido en mi largo camino y no me importa. Alzo la mirada a un cielo tan impactante que parece tratar de consumirme. Camino, segura de que en algún lugar, lo que verdaderamente se consumen son las estrellas, quizá por su propio brillo de diamante, quizá porque mueran.

Llego a lo alto de la colina y me permito mirar atrás por última vez. No para ver el pueblo que me vio nacer, sino para llegar más allá. Y recuerdo ¿Qué recuerdo? Mi regreso a este lugar. El pasear por las calles llenas de edificios familiares y más recuerdos entrañables, de otra época; una en la que fui feliz. Pero no me bastó, y te busqué. Después de tantas cosas ocurridas entre ambos, yo sabía que no debía hacerlo. Pero el anhelo resurgió como una necesidad insaciable, que me persiguió hasta que cedí a él. 

Y te encontré. No sabía que esperaba de ese momento. Tú y yo, frente a frente. Supongo que deseaba que por un instante, todos esos recuerdos que me alejaron y me devolvieron a ti, se sobrepusieran a la realidad de que ya no estás conmigo, de que ya has resuelto tú vida sin mí. 

Pero la realidad se impone ¡Ya sabes! El reloj siempre suena a las doce, la carroza vuelve a ser calabaza de nuevo. Entonces, entiendo que tus sueños sí se han hecho realidad. Que con ella encontraste la felicidad que yo no te pude dar.

Al verte, pensé en lo extraño que resultaba que te contuvieras. Pensé en lo que el tiempo y la vida habían hecho de nosotros, y quise sonreír para ti. Porque aunque sé que todo ha acabado, para mi sigue estando todo tan vivo como ayer. 

Sin embargo, esta vez no soy una niña. Soy una mujer, y puedo entender que tú estás tan cerca de mí como aquellas estrellas que eclosionan a lo lejos.

Mi sonrisa amarga no se desvanece, y mis sentimientos tampoco, pero no deseo más que lo mejor para ti. Solo quiero volver a marcharme, sabiendo que tú estarás bien. Dejando esta historia cerrada, y deseando poder encontrar para mí lo que tú tienes aquí. Sin las ataduras que siempre me devuelven a ti.

Suena tan simple y tan real, que ni yo misma lo creo. Menos, al pensar en la gloría de los días pasados. Sin embargo, sé que no hay vuelta atrás, y decido seguir caminando arrastrando mi largo vestido de viaje. 

Detrás de mi queda la sombra de los árboles que me rodean, y me sorprendo al compararlos, con la oscura llama de mis recuerdos. Nuestros recuerdos, pues espero que no los olvides nunca, y sigo caminado. Me niego a ceder a la angustia, pues no vale la pena abrir voluntariamente las cicatrices que nunca terminan de curar.

Pienso que pienso demasiado, y sonrío al oír tus palabras en mi mente. Quizá no estabas tan equivocado. Me voy sabiendo que te extrañaré siempre. Deshecho los resentimientos y errores del pasado, y sigo mi camino.

Angie

Este es mi relato para el Proyecto Una Imagen, Mil Palabras de Reivindicando Blogger, que consiste en elegir una imagen de las propuestas y crear una historia con ella, añadiéndole música. Yo elegí La noche estrellada de Vincent van Gogh. Espero que os guste y que también disfrutéis de los relatos de mis compañeros :) 



8 comentarios:

  1. Eres el primer relato que he leído y me ha gustado mucho. Me encanta la canción y has creado una historia tan corta y sencilla, y como se dice muchas veces, lo bonito radica en lo sencillo (creo que es así :P) Espero seguir leyendo más cosas tuyas ^^
    Un fuerte abrazo,
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^ me alegro mucho de que te haya gustado :)

      Eliminar
  2. Entre que has cogido a mi amado Van Gogh y su noche estrellada, la canción de Someone like you de mi venerada Adele y este relato tan bonito me va a dar algo. Es una historia muy bonita que me ha encantado, que encaja perfectamente con todo. De verdad, muy buen trabajo. ¡Maravilloso! Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy contenta saber que te ha gustado tanto^^ Muchas gracias.

      Un besazo

      Angie

      Eliminar
  3. Es triste pero bello. Has hecho que casi llore, y conseguir eso con un relato es muy difícil.Me ha encantado y creo que expresa a la perfección lo que las personas que hemos sufrido de amor alguna vez sentimos cuando nos abandonan. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. >////< Me vas a sacar todos los colores. Muchas gracias joo me hace mucha ilusión que os guste, en serio :)

      Un beso

      Angie

      Eliminar
  4. Muy lindo relato (y melancólico, me trae algún recuerdo); me encantó imaginarme la escena con esas estrellas de fondo (es mi cuadro favorito de Van Gogh).

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias^^ También es mi cuadro favorito de Van Gogh xD me alegra mucho que te haya gustado.

      Saludos^^

      Angie

      Eliminar